29.1.20

Cómo un comercial perdió una venta de 42.000 euros por mi apariencia.

Era el año 2004, tenía 22 años y ya ganaba más de 3.000 euros netos al mes en Internet, había ahorrado durante mucho tiempo dado que siempre tuve la cultura de ahorrar dado que tenía una cuenta bancaria desde los 8 años en el que iba depositando dinero en cuanto podía, estaba en la nube y quería darme un gustito...,así que me fui directo a un concesionario para ver un modelo que me encantaba y que costaba alrededor de 40.000€ de la época, un Mazda Rx8 .




Fui al concesionario con un chándal Nike, nada elegante pero tampoco sucio, iba con toda la intención de comprármelo, entré por la puerta y me dispuse a mirarlo desde afuera, le pregunté al vendedor si podía verlo por dentro y me dijo con palabras textuales "Ahí lo tienes".

Decepcionado salí pitando pensando " A este no le doy ni los buenos días" y con mucha rabia y frustración hacia la marca Mazda .

Así que me fui directo al concesionario Mercedes para ver un modelo que me encantaba también.

Mercedes C Sportcoupe.




Lo veo, me voy directo al comercial y me lo muestra con una gentileza impresionante con todo lujo de detalles  y con todas las funcionalidades que tenía el coche paso a paso así que terminé encantado con el coche y el trato del comercial y terminé comprándoselo ese mismo día,  después de firmar los papeles le saqué el tema sobre la diferencia de profesionalidad y trato entre el suyo y el de Mazda.

Termina explicándome que cuando alguien entra al concesionario no podemos dejarnos llevar por las apariencias, no conocemos a la persona y de lo que dispone o no dispone... y que uno de sus mejores clientes es un campesino que se compra de vez en cuando todoterrenos  y  los coches más caros de la marca y que  siempre va con una vestimenta excesivamente sencilla.

Tenía 22 años y ya me quedó claro la diferencia de profesionalidad entre una marca y otra, una marca se construye desde abajo... desde el comercial que te lo vende hasta el mecánico que te soluciona el postventa, todo es un proceso y una cadena en el que aunque no sepas ni entiendas de Marketing, todo se basa en la "calidad" de los procesos.


Moraleja

Cuando contratamos a alguien para nuestra empresa no solo contratamos a una persona, también sus:

*Hábitos
*Problemas
*Sentido del juicio
*Sentido de la profesionalidad
*Sentido de su responsabilidad
*Sentido del compañerismo
*Su forma de trabajar
*Su concepto de trabajo en equipo
*Su humanidad y disposición

Y muchos más conceptos que son mucho más importantes que la experiencia.

Experiencia no es lo mismo que profesionalidad, humanidad y disposición, porque aunque su experiencia dijese que clientes como yo no valían la pena atenderlos con su máximo cuidado...su prestigio personal  tanto de él como de la empresa con la que trabajaba quedó en entredicho.

No contrates a profesionales con experiencia, contrata a profesionales que amen lo que hacen, que sean amables y cercanos y que su sentido de la justicia , ética y moralidad sea como el que querrías para tu empresa.

No hay comentarios: